Skip to content

Bravo

8 marzo 2009

Sucede que a veces, el azar o lo que sea, caprichoso, decide tocar a ciertas personas y las hace rebosar de talento. El rigor, la disciplina y el entrenamiento vienen luego, y son efectivamente condición necesaria para terminar triunfando. Claudio Bravo es una de esas personas bendecidas con un talento fuera de lo común. Es un pintor que no encaja en esta época, va por libre, fuera de vanguardias. Su técnica es impresionante, su pintura es más parecida a la de Velázquez o a la de los maestros flamencos, con detalles fotográficos que rayan lo maniático, lo enfermizo. Su ritmo de trabajo, además, es envidiable: Llegó a pintar 300 retratos en ocho años. Utiliza el óleo, el dibujo al carboncillo, el pastel y el grabado para aplicar al lienzo su mirada hiperealista.

 

paquete-marfil

cojines

 

interior

Enlaces:

Ciudad de la pintura

Museo Nacional de Bellas Artes (Chile)

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: